domingo, abril 23, 2006

Historia Argentina: La matanza de Rincón Bomba.-

Son plenamente conocidos los terribles sucesos desarrollados en 1921, cuando tropas de Ejército Argentino, al mando del teniente coronel Héctor B. Varela y en cumplimiento de órdenes del gobierno, concurrieron a “pacificar” a los peones y obreros rurales de las explotaciones laneras de la Provincia de Santa Cruz, agitados por una serie de revueltas y en huelga.- Estos reclamos eran justos, y se organizaron como respuesta al incumplimiento de los acuerdos alcanzados tiempo atrás con los patrones y estancieros.- Los reclamos no se referían mas que a razonables reivindicaciones salariales y algunas mejoras laborales, habiendo sido uno de los gestores de estos acuerdos incumplidos el mismo tte. coronel Varela, en una visita previa a la zona de los conflictos.-.-
Esta vez, Varela actuó “manu militari” y solamente en territorio de la estancia La Anita ordenó el arresto y ejecución sumaria de mas de 1.500 personas, bajo todo tipo de acusaciones tales como “indeseable”. “extranjero” o “anarquista”.- Su manera tan particular de silenciar los reclamos por medio del Máuser fue aplaudida por los sectores mas reaccionarios de la población argentina y se convirtió en un hito mas en el largo camino de la lucha obrera en busca de la justicia social.-
Las proyecciones del hecho se continuaron con la muerte de Varela poco tiempo después a manos del anarquista Wilckens, quien fue a su vez asesinado en la cárcel por el guardia Pérez Millán y este también muerto por otro prisionero que falleció al poco tiempo.-
De todos estos sucesos quedan numerosos testimonios, fotografías, expedientes oficiales, libros –como el de Osvaldo Bayer-- y al menos un par de películas inspiradas en los hechos.- En La Anita, un monumento recuerda para siempre el sitio de la ignominia.-
Pero hubo otros hechos --tal vez mas de los sospechados-- que no recibieron tanta triste celebridad y sólo figuran perdidos entre viejos y polvorientos expedientes, desconocidos por la mayoría y casi olvidados por los que alguna vez tuvieron referencia de ellos; todos se incluyen entre los cientos de ejemplos de injusticias, incomprensión, autoritarismo e impunidad tan comunes en nuestra América Latina y que con exclusividad se abaten sobre los sectores mas humildes y desprotegidos de la población.-
Uno de estos luctuosos acontecimientos, lo constituye sin duda alguna la “Masacre de Rincón Bomba”, como se conoce a la matanza de nativos de la etnia Pilagá, a manos de efectivos de la Gendarmería Nacional.-
Entre el 10 y el 30 de Octubre de 1947 –se menciona el 5 de Noviembre como fecha límite-- fueron exterminados entre 700 y 1.500 niños, ancianos, mujeres, y algunos hombres, desarmados y totalmente indefensos, en un lejano paraje del Oeste del entonces Territorio Nacional de Formosa, cercano a la localidad de Las Lomitas.-
Los hechos se sucedieron a partir del uso indiscriminado de la fuerza sobre centenares de nativos que se encontraban pidiendo alimentos y medicinas a las autoridades locales.- Estos antiguos dueños de la tierra sometidos a una cuasi-esclavitud, acababan de regresar hambrientos y enfermos desde la provincia de Salta, donde habían sido conducidos con engaños a trabajar en un ingenio azucarero.- Los hombres de Gendarmería Nacional abrieron fuego sobre ellos y la represión posterior alcanzó el resultado mencionado.-
Recién en nuestros días y ante la presentación de abogados en representación de la Nación Pilagá –hoy prácticamente extinta-- la Justicia Federal de Formosa tomó cartas en el asunto y ya se han excavado fosas comunes, con el hallazgo de mas de 25 cadáveres.-
Espera justicia todavía otra masacre, la matanza de Napalpí, esta vez sobre las naciones Toba Qom y Mocoví, en el año 1924.-
Como puede verse, los asesinatos de Santa Cruz se produjeron durante la primera presidencia del Dr. Hipólito Irigoyen y el hecho fue muy bien aprovechado políticamente por los opositores a su gobierno, incluso hasta nuestros días, señalando al viejo caudillo radical poco menos que como asesino, obviando las presiones de todo tipo que recibió, desde la desinformación intencionada hasta la “sugerencia” británica de enviar dos buques de guerra desde las Malvinas, a fin de salvaguardar los intereses de los súbditos británicos en la zona.- Pero, los hechos de Rincón Bomba, datan de 1947, durante el primer período presidencial del Gral. Perón, y no tienen nada que envidiar en su nivel de barbarie a los anteriores; no obstante poco se sabe de ellos fuera de las personas directamente involucradas de una u otra forma.-
¿Es que la violencia es mas censurable según la ejerzan unos y no otros? ¿Fue Irigoyen mas cruel que Perón? Me inclino a pensar que tanto uno como otro fueron culpables de actuar con suma ligereza, dejando importante cuota de poder en manos de funcionarios de cuarto orden y oficiales incapaces, desencadenando tal vez sin preverlos una serie de sucesos tremendos cuyo resultado ya conocemos.-
¿Tiene entonces la culpa de esto la falta de previsión de dos gobernantes, de partidos políticos enfrentados pero igualados en la hora del mea culpa y la autocrítica? Indudablemente hay culpa, pero la culpa mayor, la gran responsable, esta muy por encima de los hombres y su política y es la escasa valoración que damos a la vida humana, en especial cuando esas vidas pertenecen a los mas humildes, a los relegados, al peón, al hachero o al indio.-
El feudalismo de muchos gobiernos provinciales, el temor a las ideas de progreso, el desprecio por el mas pobre, el autoritarismo militar y todas las otras causas que podemos encontrar vinculadas a estas muertes no son nada mas que una cuestión de falta de respeto por un derecho fundamental; el Derecho a la Vida.-

E.Hyde.-

LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net